G. Ph. Telemann – Obertura burlesca del «DON QUIJOTE» TWV 55:G10

¿Quieres ver más?

Suscribete a AppogeoTV y disfruta de todos los conciertos. Appogeo TV es la nueva plataforma on line sobre la música clásica y las artes

Emociónate y vive la música clásica.

¿Ya eres suscriptor?

Si ya eres usuario y dispones de una suscripción activa inicia sesión para disfrutar de este concierto.

Interpretes

Quinteto Excelentia

Programa

1. Obertura

2. El despertar de Don Quijote

3. El ataque a los Molinos

4. Suspiros amorosos por Dulcinea

5. El manteo de Sancho Panza

6. El galope de Rocinante y el asno de Sancho

7. El descanso de Don Quijote

«Con un gran sentido del humor Telemann emplea los recursos musicales para caricaturizar algunos aspectos de los personajes.»

Magdeburgo, actual Alemania, 1681 – Hamburgo, id., 1767) Compositor alemán.

 

Telemann es uno de los compositores más importantes del periodo barroco, contemporáneo de Bach y Handel, está considerado uno de los autores más prolíficos de la historia de la música, y como tal consta en el libro Guiness de los récords gracias a sus más de 800 composiciones escritas. A pesar de haber tenido gran éxito en vida, poco después de su muerte sus obras cayeron en el olvido, como era habitual en una época en la que el público prefería a los compositores contemporáneos.

 

Abandonó la carrera de derecho que había iniciado en Leipzig para dedicarse a la música cuando, en 1701, le propusieron componer dos cantatas mensuales para la iglesia de Santo Tomás. Al año siguiente fundó el Collegium musicum y fue nombrado director de la Ópera de Leipzig.

 

A partir de entonces inició una activa carrera que lo llevó a ocupar numerosos cargos musicales de prestigio y a entregarse a una incesante labor compositiva de obras de todo género. Ejerció, entre otros cargos, el de maestro de capilla en Santa Catalina y director de la música municipal de Frankfurt (1712), así como los de maestro de capilla en la corte de Eisenach (1717) y de Bayreuth (1723). Desde 1722 dirigió la Ópera de Hamburgo y viajó por toda Alemania, y también visitó París, donde fue recibido con gran expectación.

 

Su ingente producción musical se divide en música instrumental y vocal tanto religiosa como profana, de entre la que destacan sus más de cuarenta óperas, doce series de cantatas para todos los domingos y festividades del año y numerosos oratorios, como La muerte de Jesús (1755), Israel liberado (1759) o El día del Juicio (1762). Compuso también obras para celebraciones especiales, tales como oficios fúnebres, bodas y «toma de posesión de pastores».

 

Durante sus últimos años, Telemann se sintió fuertemente atraído por el espíritu de la obra de Cervantes, al punto que le sirvió de inspiración para una ópera y, a partir de ella, una Suite para orquesta de cuerdas y bajo continuo, conocida como Burlesque de Quixotte.

 

La suite, de carácter liviano, casi humorístico, contempla ocho movimientos o secciones:

 

Ouverture

Le reveille de Quixotte (El despertar de don Quijote)

Son attaque des moulens a vent (El ataque a los molinos de viento)

Les soupirs amoureux apres la Princesse Dulcinèe (Suspiros de amor por Dulcinea)

Sanche Panche berné (Sancho Panza decepcionado)

Le galop de Rosinante alternat, avec sequent (El galope de Rocinante)

La couché de Quixotte (El sueño de don Quijote)

 

Para dar vida a los personajes de la novela de Cervantes, Telemann elige el formato de la Suite de Danzas, un tipo de composición muy empleada en el barroco, en el que se alternan diferentes movimientos de danza combinando distintos ritmos y estilos.

 

Con un gran sentido del humor Telemann emplea los recursos musicales para caricaturizar algunos aspectos de los personajes. Por ejemplo, cuando nos presenta a Rocinante lo hace con un ritmo ternario, de forma que lo que parece ser un galope ligero y enérgico a los ojos de Don Quijote, resulta ser un ritmo irregular y renqueante en cuanto te detienes a escuchar la música.