T. Albinoni – Concierto para oboe, cuerdas y bajo continuo op. 9 n°2

¿Quieres ver más?

Suscribete a AppogeoTV y disfruta de todos los conciertos. Appogeo TV es la nueva plataforma on line sobre la música clásica y las artes

Emociónate y vive la música clásica.

¿Ya eres suscriptor?

Si ya eres usuario y dispones de una suscripción activa inicia sesión para disfrutar de este concierto.

Interpretes

Quinteto Excelentia

Programa

1. Allegro e non presto

2. Adagio y allegro

«Los conciertos con el número de catálogo 7 y 9 son los que han recibido mayor aceptación por la crítica. .»

Tomaso Giovanni Albinoni (Venecia, 8 de junio de 1671, 17 de enero de 1751) fue un compositor italiano del Barroco. En su época fue célebre como compositor de ópera, pero actualmente es conocido sobre todo por su música instrumental.

 

Albinoni es un compositor recuperado durante la segunda mitad del siglo XX y que hasta las últimas décadas, con el auge del movimiento historicista, no ha llegado a adquirir cierta relevancia. Gran parte de sus obras se han perdido y sólo algunas de éstas se han grabado.  Su aparición en la escena de nuestros días sí tiene fecha y un nombre: 1945 y Remo Giazzotto, el musicólogo que dijo haber descubierto un fragmento de un Adagio del compositor, publicado en 1958. Una historia de leyenda de la que sabemos hoy que es, efectivamente, una leyenda, y de la que hablaremos en otra ocasión. No obstante, la chispa del interés había despertado, investigándose obras, auténticas, del mismo.

 

Los conciertos con el número de catálogo 7 y 9 son los que han recibido mayor aceptación por la crítica. Probablemente se deba a su similitud con el estilo de Vivaldi frente a obras anteriores, y a un cierto cosmopolitismo frente a su largo periodo compositivo desde y para Venecia. Compuestos en 1715 y 1722 respectivamente, los grandes ciclos de conciertos del otro veneciano estaban en plena difusión.

El video que les presentamos pertenece al Op.9 número 2. El op. 9. Se trata de doce conciertos con diferentes formaciones: uno para violín, otro para oboe y otro para dos oboes, repitiendo la secuencia cuatro veces. Están dedicados al Príncipe Elector Maximiliano Manuel de Baviera.

 

Entre sus concerti a cinque, destacan aquellos compuestos para oboe –al menos ocho, conocidos– donde el instrumento es tratado de una forma lírica y melódica como no se había hecho hasta entonces, al que acompaña una pequeña formación de cuerdas, compuesta por dos violines, viola, cello y bajo continuo.